CENAPRED

Buscar en este sitio

Portal Ciudadano

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
Tu IP: 54.205.59.78
,
Hoy es : 2014-04-24 18:08
Ciclones Tropicales (Huracanes) Imprimir E-mail

"Los ciclones tropicales son las tormentas más violentas que puede experimentar un marino; en aguas de las Antillas se denominan huracanes; al este de la India y en aguas del Japón se conocen con el nombre de tifones, en el Océano Índico (bahía de Bengala), ciclones; cerca de las costas australianas willy-willies y por las de Filipinas, baguios, Técnicamente son todos ciclones tropicales..."; en América es normal referirse a ellos, con los nombres de huracanes (que es la etapa más intensa de un ciclón) o ciclones tropicales.

La palabra huracán se deriva de Huraken, dios de las tormentas, adorado por los indios ribereños del mar Caribe y aplicado a los vientos tropicales de violencia catastrófica. Esta palabra fue adoptada por los españoles y portugueses, los anglosajones la interpretaron como “hurricane” y los franceses como “orugan”.

Presiona el botón para visualizar el mapa:


Estadísticas mundiales de pérdidas materiales y de vidas


En los últimos decenios, con un proceso de crecimiento de la población, sobre todo en zonas urbanas y deficiencias importantes de planeación, los daños potenciales por ciclones tropicales han sido más grandes.
 

Año Nombre Decesos Daños en dólares Lugar
1900 Huracán 6,000
Galveston, Texas
1919 Huracán 600
Florida, Corpus Christi
1926 Huracán 114 500 millones Florida
1928 Huracán 1,836
Okeechobee, Florida
1938 New England 600
New England
1942 Tifón 40,000
Costa de Bengala, India
1942 Carol
1 billón Virginia y Nueva Inglaterra
1954 Hazle 1,000
Antillas, Carolina Norte y Sur
1957 Audrey 390
Texas
1969 Camille 256 5 millones Alabama, Lousiana y Mississipi
1970 Ciclón 200,000
Bangladesh
1972 Agnes 118 2 billones Este de Estados Unidos
1979 David 1,100
Antillas y Este de EUA
1980 Allen 272
Antillas, México y Texas
1986 Namu 111
Islas Salomón
1988 Gilbert 300 800 millones Antillas, México y Este de los EUA
1990 Mike 508
Filipinas
1992 Andrew 114 2 billones Bahamas, Florida, Louisiana
1992 Polly 200
China
1995 Gordon 1450* 175 millones Antillas, Florida
1997 Pauline 250 300 millones pesos México
1999 DT. 11 300
México
 



Origen y características de los ciclones tropicales

Los ciclones del hemisferio norte se generan en los océanos Atlántico y Pacífico entre los 5° y 15° de latitud y se desplazan hacia el oeste. Se presentan durante la época cálida, cuando las temperaturas del mar son del orden de 26° C.
 


Trayectorias promedio de desplazamiento de ciclones en el mundo

Las regiones donde se originan los ciclones se les conocen como zonas ciclogenéticas. Los que llegan a México provienen de la sonda de Campeche, Golfo de Tehuantepec, Caribe (alrededor de los 13 grados latitud norte y 65 grados longitud oeste) y sur de las islas Cabo Verde (cerca de los 12 grados latitud norte y 57 grados longitud oeste).
 
Los aspectos destructivos de los ciclones tropicales, que marcan su intensidad, se deben principalmente a cuatro aspectos: viento, oleaje, marea de tormenta y lluvia.

•    Viento.    Una de las características más conocidas del ciclón es el viento y éstos son, con excepción de los tornados, los fenómenos que presentan las mayores intensidades de viento que, en ocasiones, sobrepasan velocidades de 300 km/h. En el caso del huracán Gilberto el viento alcanzó una velocidad máxima en ráfagas de 280 km/h y una velocidad máxima sostenida de 210 km/h.

•    Marea de tormenta.    El efecto menos conocido entre la población y aun a nivel técnico en nuestro país, es la marea de tormenta o sobreelevación del nivel medio del mar (puede ser de más de 1 metro) cuando un ciclón tropical se acerca a la costa. La marea se agrega al oleaje que físicamente se está produciendo en el momento que se aproxima el huracán y por esta razón no es tan obvio percatarse de la existencia de dicha sobreelevación por lo que simplemente se reportan olas que tienen mayores alcances tierra adentro. El principal efecto de la marea de tormenta es la inundación de las zonas costeras con agua de mar que, dependiendo de la topografía, puede llegar a cubrir franjas de varios kilómetros.

•    Oleaje.    La gran intensidad y extensión del campo de vientos generan fuertes oleajes que, al trasladarse pueden afectar en gran medida inclusive por las zonas alejadas del punto de incidencia del huracán sobre la tierra. En México, los ciclones tropicales producen las condiciones de oleaje más severas y, por lo que no es conveniente la navegación en esas condiciones y se considera en el diseño de las obras de protección costeras.

•    Precipitación.    El efecto de precipitaciones quizá es el más conocido para los pobladores del altiplano debido a su magnitud. Un porcentaje alto de la población y de los centros de toma de decisión federales se encuentran en el altiplano como es el caso de la Cuidad de México y su alrededores, misma que se encuentra a 250 km de la costa, a 2250 m sobre el nivel del mar y protegida del embate directo de los ciclones del Pacífico y del Atlántico por barreras montañosas muy altas por ambos lados. De esta manera, una gran cantidad de mexicanos perciben un ciclón tropical como una día con llovizna continua en los alrededores de la capital cuando, al mismo tiempo, los compatriotas costeros están sujetos a efectos ocasionalmente dramáticos (Rosengaus, 1998). Los huracanes arrastran consigo enormes cantidades de humedad que al precipitarse, generalmente con mayor intensidad cuando el ciclón encuentra una barrera montañosa, provocan fuertes tormentas y deslizamientos de tierra. El huracán Pauline tuvo intensidades de lluvia de 120 mm/h y lámina total de 414 mm. En la siguiente tabla se presentan algunos valores de lluvia registrados durante un huracán.

 

 Un ciclón tropical consiste en una gran masa de aire con vientos fuertes que giran en
forma de remolino hacia un centro de baja presión y que está acompañada
de lluvias intensas

 

Lluvias de algunos de los huracanes más destructivos que han afectado a la República Mexicana:

Huracán Fecha Localidad Lluvia media anual(mm) Lluvia máxima en 24h(mm)
Gladis 1 sep. 1955 Catemaco, Ver
253
Hilda 19 sep. 1955 Villa de Reyes, S.L.P.
384
Janet 29 sep. 1955 Villa de Reyes, S.L.P.
535
Beulah 22 sep. 1967 Monterrey
541
Naomi 13 sep. 1968 Río Baluarte,Sin
500
Liza 30 sep. 1976 La Paz 230 410
Gilbert 15 sep. 1988 Monterrey
310
Roxanne 20 oct. 1995 Martínez de la Torre
297
Pauline 9 oct. 1997 Acapulco 1400 411

Los efectos de un ciclón tropical también tienen un efecto positivo, traen consigo lluvias para las cosechas de temporada y proporcionan agua para el llenado de presas que permiten el abastecimiento de agua a las ciudades, el riego en zonas semiáridas y la generación de energía eléctrica. Una presa llena, puede funcionar hasta por más de un año.

Clasificación

La energía del ciclón aumenta conforme es mayor la diferencia entre la presión en su centro con respecto a la normal de la periferia exterior. Como esta última es del orden de 1013 milibares (101.3 kPa, 29.92 pulgadas de mercurio), resulta que mientras más reducida sea la central, mayor será su intensidad.

De acuerdo con la presión central, los ciclones se clasifican en depresión tropical (1008 a 1005 mb, velocidad del máximo viento menor a 63 km/h), tormenta tropical (1004 a 985 mb, velocidad del máximo viento entre 63 y 118 km/h) y huracán (menor a 984 mb, velocidad del máximo viento mayor a 119 km/h). En la siguiente tabla se indica la clasificación de la Región IV de la Organización Meteorológica Mundial que incluye a Norteamérica, Centroamérica y el Caribe.

Clasificación de los ciclones tropicales de Saffir-Simpson: 

Categoría Presión central
(mb)
Vientos
(km/h)
Marea
(m)
Características
Perturbación tropical 1008.1 a 1010

Ligera circulación de vientos
Depresión tropical 1004.1 a 1008 <62
Localmente destructivo
Tormenta tropical 985.1 a 1004 62.1 a 118 1.1 Tiene efectos destructivos
Huracán categoría 1 980.1 a 985 118.1 a 154 1.5 Altamente destructivo
Huracán categoría 2 965.1 a 980 154.1 a 178 2.0 a 2.5 Altamente destructivo
Huracán categoría 3 945.1 a 965 178.1 a 210 2.5 a 4.0 Extremadamente destructivo
Huracán categoría 4 920.1 a 945 210.1 a 250 4.0 a 5.5 Extremadamente destructivo
Huracán categoría 5 < 920 > 250 > 5.5 El más destructivo
Equipos de instrumentación usados para medir y vigilar los ciclones tropicales

Debido a las características de los huracanes, su observación se debe hacer desde un punto de vista que ofrezca la mejor perspectiva; esto sólo desde arriba -el espacio exterior- es posible.

Para lograrlo, en un tiempo relativamente breve se ha desarrollado una tecnología de satélites especiales para meteorología. Estos satélites se dividen en dos grandes grupos:
•    De órbita polar; giran alrededor de la tierra a altitudes comprendidas entre 700 y 1 000 kilómetros
•    Geoestacionarios; ocupan una posición fija por encima del ecuador, a aproximadamente 36 000 kilómetros

La información captada por los satélites se transmite a centros meteorológicos, que la procesan e interpretan para mantener informada a la población acerca del surgimiento y de las características de los huracanes.

Actualmente en los Estados Unidos se usan aviones caza huracanes para seguir ciclones; incluso entran al ojo. Estos aviones son de gran utilidad para pronóstico de la trayectoria del ciclón, pues en tiempo real hacen mediciones de las variables más importantes del fenómeno.

El pronóstico numérico del tiempo para determinar la trayectoria de los huracanes en latitudes tropicales se inició en 1968 con el modelo SANBAR y desde 1977 se han empleado modelos como el de Hovermale y Livezey con resolución de 60 kilómetros que requiere gran cantidad de información meteorológica”.

Actualmente el Centro Nacional de Huracanes, de Estados Unidos, usa modelos dinámicos para pronosticar la trayectoria de los ciclones; obtiene buenos resultados. Sin embargo, por la gran cantidad de variables físicas y la complejidad del fenómeno hasta el momento no existe un modelo que con exactitud pronostique la trayectoria de un ciclón.

En nuestro país, a partir de 1982 en el Centro de Ciencias de la Atmósfera, de la UNAM, se produjeron los primeros pronósticos utilizando el modelo barotrópico no divergente en 500 mb. En 1990 se utilizó el modelo baroclínico de dos parámetros se pronosticó con buena precisión la trayectoria del huracán Diana.

En México el Servicio Meteorológico Nacional se encarga de captar, procesar e interpretar dichos datos con la finalidad de mantener informados a los centros de prevención y autoridades, así como a la población y sobre el surgimiento, trayectoria de desplazamiento, avance y otras características de los huracanes.

Estadísticas mexicanas de pérdidas materiales y de vidas

En México, entre los meses de mayo a noviembre, se presentan en promedio 23 ciclones tropicales con vientos mayores a 63 km/h. Del orden de 14 ciclones tropicales ocurren en el océano Pacífico y 9 en el Golfo de México y el mar Caribe. De ellos 4 inciden cada año sobre territorio nacional o se acercan a menos de 100 km, 2 desde el Pacífico y 2 desde el Atlántico.


Con base en las zonas de ingreso, se infiere que en los estados de Baja California Sur, Michoacán, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas sucede mayor ocurrencia de penetración (2 a 4 años). Debido a existencia de importantes centros de población asentados a lo largo de sus costas, se ha estimado que las personas expuestas a este fenómeno son aproximadamente 4 000 000 (el 40% de la población total de estos estados, ubicada en 31 municipios costeros). En otras entidades la recurrencia de penetración ciclónica oscila entre 5 y 7 años; se estima que en ellos aproximadamente 2 000 000 de personas están expuestas a sufrir sus efectos. Este grupo lo integran los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Quintana Roo y Jalisco, en cuyos 19 municipios costeros se asienta el 26.3% de su población total. Por último, en un grupo integrado por los estados de Nayarit, Guerrero, Tabasco, Tamaulipas, Oaxaca, Veracruz, Chiapas y Yucatán el período de recurrencia o penetración de ciclones es de 8 a 26 años. Este grupo se caracteriza por mayor dispersión de su población costera: se ha estimado que 4 000 000 de personas (23.9% del total), en 176 municipios, están expuestas a este riesgo.

Ciclones Tropicales que han afectado a México en las últimas décadas:

Año Nombre Océano Fecha Lugares afectados No. de muertos Pérdidas económicas
1933 Sin nombre Atlántico 7 de julio Tamaulipas, Veracruz y Tabasco Se comenta que fueron miles
El 60% de las casas por donde pasó el huracán quedaron totalmente dañadas.
1955 Gladys Hilda Janet Atlántico 1 – 6 de septiembre12 – 20 de septiembre22 – 29 de septiembre Yucatán, Tamaulipas, San Luis Potosí, Quitana Roo y Veracruz 40
Los daños se debieron a la aparición consecutiva de éstos tres huracanes: Gladys: Afectó las zonas bajas de la ciudad de TampicoHilda: Hubo inundaciones en la ciudad de Tampico con elevación de hasta 3.30 m sobre el nivel del marJanet: La presa San José, San Luis Potosí se desbordó inundando gran parte de la ciudad de San Luis Potosí.
1959 Sin nombre (huracán en Manzanillo) Pacífico 28 de octubre Colima y Jalisco 1 500
El 25% de las casas de Cihuatlán quedaron totalmente destruidas.
1967 Beulah Atlántico 8 de septiembre Tamaulipas, Nuevo León, Yucatán y Quintana Roo -
Los flujos provocados por el huracán afectaron los ciudadanos de Reynosa y Matamoros, se estima que los daños económicos sobrepasaron los 500 millones de dólares.
1967 Katrina Pacífico 29 de agosto Guerrero, Baja California, Nayarit y Sonora Más de 15
Los túneles de la presa Infiernillo tuvieron severos daños por cavitación
1968 Naomi Pacífico 10 de septiembre Colima, Sinaloa, Jalisco, Durango, Coahuila, Sonora y Chihuahua Más de 10
60 000 ha de cosechas se perdieron, severas inundaciones en Torreón, Gómez Palacio, Chihuahua y otras ciudades en Jalisco y Sinaloa.
1976 Liza Pacífico 25 de septiembre Baja California Sur y Sonora 600
La ciudad de La Paz, sufrió graves consecuencias de arrastre de lodos e inundaciones, se estima que las pérdidas económicas fueron de alrededor de 3 millones de dólares
1976 Madeleine Pacífico 14 de septiembre Michoacán y Guerrero -
Ríos desbordados
1988 Gilbert Atlántico 14 de septiembre Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila Más de 250
Se estima que las pérdidas económicas fueron de alrededor de los 766 millones de dólares
1993 Gert Atlántico 17 de septiembre Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí y Tamaulipas 15 - Hidalgo 25 - San Luis Potosí
En total se dañaron 4 425 casas-habitación, 67 600 ha de agricultura fueron afectadas

 Estadísticas mexicanas de pérdidas materiales y de vidas:

Año Nombre del ciclón Decesos Lugar
Agosto/1909 Huracán 1500 Nuevo León
12-19 sep/1955 Hilda 300 Tamaulipas y Veracruz
22-29 sep/1955 Janet 712 Campeche, Q.Roo y Tamaulipas
Octubre 1959 Manzanillo 1500 Colima
10-12 nov/1961 Tara 436 Guerrero
25 sep-10 oct/1966 Ines 1,000 Tamaulipas
Septiembre/ 1967 Beuhla 630 Campeche, Q.Roo y Yucatán
Octubre 1976 Liza 630 BCS y Sonora
Junio/1974 Dolores 18 Guerrero y Oaxaca
8-20 sep/1988 Gilbert 255 Nuevo León, Península de Yucatán
12-15 sep/1995 Ismael 150 Sinaloa, BCS, Sonora
7-20 oct/1995 Roxanne 23 Campeche, Yucatán
7-10 oct/1997 Pauline 250 Guerrero, Oaxaca
28 sep-6oct/2000 Keith
Tamaulipas

Estados que son afectados por los ciclones tropicales (Probabilidad de que se presente en un año):

Baja California Sur (0.34) Yucatán (0.16) Veracruz (0.09)
Colima (0.32) Tamaulipas (0.15) Tabasco (0.08)
Jalisco (0.30) Nayarit (0.13) Chiapas (0.08)
Quintana Roo (0.22) Guerrero (0.13) Baja California (0.08)
Michoacán (0.21) Oaxaca (0.13) Sonora (0.07)
Sinaloa (0.20) Campeche (0.13)

 


Mapa de presencia de ciclones tropicales en México
 

El efecto de los ciclones tropicales que ha causado los mayores daños en México son las lluvias intensas  


Los ciclones tropicales se presentan entre los meses de mayo y noviembre, su desplazamiento aún no es previsible

 

Marea de tormenta

La superficie del mar no varía sólo por el oleaje sino también por otros fenómenos que alteran su nivel medio; el más regular es el de las mareas astronómicas que se deben a las fuerzas de atracción entre la Tierra y la Luna o la Tierra y el Sol. Otras se deben a fenómenos extraordinarios como los ciclones tropicales ocasionando la marea de tormenta y otras tormentas marinas, en la parte de la costa en la que los vientos soplan desde el mar hacia la Tierra en forma casi perpendicular.
 
La elevación del nivel del mar produce una invasión de las aguas marinas sobre la costa, la cual se desarrolla en tiempos relativamente breves, de pocas horas. El tamaño de la elevación depende de la intensidad de los vientos, pero también del perfil del fondo submarino en las inmediaciones de la costa (batimetría de la plataforma continental) y del ángulo de incidencia de la tormenta sobre la costa.
 
La marea de tormenta es a escala mundial, la principal causa de pérdidas de vidas humanas asociadas a los huracanes; en México, venturosamente no tiene la importancia que adquiere en otros países como Estados Unidos de Norteamérica o Blangladesh, por ejemplo.
 

Mapa de marea de tormenta de la península de Yucatán

 Bibliografía básica

        1. Rosengaus M., M., Jiménez E., M. y Vázquez C., M. T., (2003), “Atlas climatológico de ciclones tropicales en México”, ISBN: 970-628-633-0.

        2. Fuentes M., O. A. y Vázquez C., M. T., "Probabilidad de presentación de ciclones tropicales en México", CENAPRED, Cuaderno de Investigación Núm. 42, México, julio 1997.

        3. Rosengaus M., M., “Efectos destructivos de ciclones tropicales”, Fundación MAPFRE, Madrid, España, 1998.

        4. Contreras R.E., A., “Pronóstico de trayectoria de ciclones utilizando datos estadísticos y sistemas de percepción remota en tiempo real”, tesis para obtener el grado de Ingeniero Civil, Facultad de Ingeniería, UNAM, México D.F., 1999.

    5. Donn, W. L., “Meteorología”, Editorial Reverté, España, 1978.

    6. Cande V., R., “Atlas de Meteorología”, ediciones Jover, S.A., Barcelona, España, 1977.

    7. Frederick. K. Lutgens De., “The Atmosphere. An Introduction To Meteorology”, Prentice Hall, Segunda edición, 1982.

    8. Delgadillo M., J., “Desastres Naturales. Aspectos sociales para su prevención y tratamiento en México”, Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, México, 1995.

    9. Fascículo No. 5, “Huracanes”. Secretaría de Gobernación. Sistema Nacional de Protección Civil. Tercera edición, 1999.

Actualizado ( Viernes, 18 de Mayo de 2012 16:37 )